delito urbano

Cuando nos volvimos tan crédulos?

Posted on Actualizado enn

imagesHoy al despertar me sorprendió el tiempo que el periodismo le dedicaba al tema de la modelo Wanda Nara y el futbolista Maxi López.  Perplejo por el tiempo dedicado a un tema por demás banal y por demás privado, continué viendo el programa periodístico, cuando apareció la última novedad, respecto a la impactante y por demás aterradora historia del crimen de la joven Lola Chomnalez, aparentemente enterrada viva en una lejana playa del Uruguay.  Las opiniones periodísticas de un canal que considero (o consideraba) serio,  le daban al tema banal de la famosa Wanda y su deportista ex marido, la misma acentuación y el mismo cariz que a la muerte de la joven Lola.

Me preocupa la banalización de los problemas privados y su divulgación como si fuera de interés publico: la pelea Maxi/ Wanda Nara; pero más me inquieta la idea que vino a mi cabeza de que el periodismo le da trascendencia porque el tema genera atención y el consecuente “rating”.

En el caso de la Joven Lola, mi asombro se debía dado la enorme cantidad de opiniones ligeras, que se dan libremente sobre algo del cual poco se sabe, y sobre el cual el periodismo arriesga conclusiones y emite sesudas  opiniones.

Viene a mi mente, no puedo evitarlo: el caso POMAR:  durante días enteros se dijeron mil cosas, y se deslizaron innumerables conclusiones (doy fe de eso, fui un seguidor de esa noticia), a la cual más tenebrosa, sobre las razones de la desaparición de la familia. Luego que encontraran el lugar del accidente y de la tragedia, todo el periodismo fue cambiando elegantemente de tema y ninguno…ninguno se disculpó por la cantidad de cosas absurdas que se tejieron.

Dios mío, cuando nos volvimos tan crédulos (por decirlo eufemísticamente): Si hablan tanto es porque alguien los escucha, cuenten lo que cuenten, sin el menor pudor, sin el menor sentido de responsabilidad, creando y desestimando tramas de homicidios, sospechosos mas y menos, disparates mas o disparates menos. y nosotros nos tragamos toda esa blasfemia que no ha pasado por ningún tipo de filtro, ni moral ni intelectual.

El lema es “SOLO LA VERDAD NOS HARA LIBRES” (Juan 8, 31-42)  y  no, “SOLO EL DISPARATE NOS HARÁ LIBRES” . Uno ama la libertad de expresión, atributo que debemos cuidar como oro; por eso es necesario cuidarlo y respetarlo, y de ninguna manera derrocharlo.

Creo que la responsabilidad de la calidad de las noticias, y el derecho a las mismas, pasan por los que están de ambos lados del televisor: los que las cuentan y aún más de los que las ven o las escuchan porque dando lugar al raiting a lo desafortunado lo están aprobando.

Deseo que doña Wanda y su ex-marido encuentren saludable solución a su vida privada, que en realidad poco  me importa, porque poco me importa como se comportan dos chiquilines, lindos o feos; y deseo fervientemente que se esclarezca el crimen de la joven Lola, porque es un crimen, porque tiene impacto en la sociedad, porque me desgarra la posibilidad que otros jóvenes hayan sido los autores sin ningún miramiento.

Creo que los ciudadanos, todos, debemos mirar con espíritu critico también las noticias, ser severos con la calidad  y la calidad de la información, no dar lugar a lo superfluo, salvo que se identifique como tal a  priori,(entonces cada uno sabrá) pero si somos más exigentes y exigimos del periodismo calidad en su trabajo y buenas noticias, el periodismo cambiará, y entonces si estaremos bien informados

Cuando la locura amenaza a una sociedad

Posted on Actualizado enn

E1987888w300l joven tiene 32 años y manejaba un Mini Couper prestado; un Ford Falcon guiado por otro joven no lo dejaba pasar (según el diario);  un breve suceso y luego un arma de fuego del conductor del Mini Couper de 32 años que ultima al del Ford Falcon de 24. Los detalles casi no importan, ningún detalle puede justificar el episodio, la muerte insensata.y no me alarma el episodio, solo me abruman los cientos de episodios de esta naturaleza.   Abraham Lincoln  decía que la diferencia entre la guerra y la paz se basaba que en la paz los hijos entierran a sus padres y en la guerra los padres a sus hijos. Si fuera así: que guerra estamos viviendo?. Por diferentes razones (Barras bravas, drogas, salidas de boliches bailables, riñas en las calles, etc., etc.) mueren cada día mas jóvenes en las calles.  También mueren adultos y viejos por razones inaceptables, todas relacionadas con el delito, el robo y la violencia desatada, furibunda, irracional que nos esta invadiendo como una plaga extraña, siniestra, ante la indiferencia colectiva.

Que deberíamos hacer?  no estoy seguro… de lo que si estoy seguro es que algo se debe hacer, porque negar el tumor no lo hace desaparecer, y crecerá libremente sin que le presentemos batalla, aunque la supongamos perdida. Podemos perder la batalla pero no perderemos la dignidad.