involución humana

El Enigmático Homo Sapiens II

Posted on Actualizado enn

EL ENIGMÁTICO HOMO SAPIENS (II)

Segunda entrega: Somos lo que los genes indican que seamos

Y a los genes ¿quien los gobierna?

Porque pareciera ser que  el que tiene autoridad sobre ellos es el gran responsable también de nuestras miserias

No soy genetista, solo médico, pero devoro todo lo que se publica sobre ellos y dado que  soy un portador de genes y tengo sentido común, es que me arrogo el derecho a opinar.

Lo genes son pequeñísimas estructuras localizadas en el núcleo de toda célula viva, y están compuestos fundamentalmente  por ADN (Acido desoxirribonucleico), con un entramado helicoidal de dos cadenas entrelazadas por uniones especificas, y cada cadena representa la transmisión genética de uno de los padres. 

Disponemos de 23 pares de cromosomas (22 autosómicos y uno sexual). El ADN de cada célula consta de 3.000 millones de bases nucleótidos(A-adenina, T-timina, G-guanina, y C-citosina), que son las letras con las que se escribe la información genética, insertas en secuencia y ordenadas  según patrones desconocidos hasta el momento

Las modificaciones de esas secuencias llevan implícitas las formas evolutivas y el desarrollo, y pequeñas alteraciones  en sus códigos, implica enormes cambios para bien o para mal.

Somos casi iguales entre seres humanos, con una variación por individuo del 0,1 %, o sea casi nada, los chimpancés son un 96 % similares a nosotros con una variedad del 4 %, un gato del 90 %, un ratón del 85 % y un plátano del 60 %…pareciera ser que tenemos poco de especiales. La Drosophila Melanogaster, o mosca de la fruta (como curiosidad lo menciono) , tiene solo cuatro cromosomas pero en ellos los genes son prácticamente idénticos al ser humano, de manera tal que con ellos se hacen investigación y simulaciones..

Ahora bien, pensemos que pequeñísimas variaciones nos hace diferentes a los animales, como por ejemplo la tardía aparición del gen FOX P2, que nos permitió hablar fluidamente para logar una mejor comunicación y alcanzar rendimiento en equipo o en comunidad mas elevado, y así dar un salto cuali y cuantitativo sobre nuestro predecesor, el Neanderthal.

Los genes son las máximas autoridades de decisión para determinar nuestras características: Color de ojos, piel, tonalidad y color de voz, estatura, carácter, personalidad, voluntad, estado psíquico, agresividad, capacidad para la honestidad o el delito, padecer determinadas enfermedades, o protegernos de ellas, etc. por mencionar groseramente algunas condiciones humanas; y sintéticamente hablando somos y seremos lo que ellas dicen que somos y que seremos. Y no sabemos lo que los genes desean para nosotros: o mejorarnos cada vez más o preservarnos para poderlos preservar a ellos.

Ningún gen, imagino, desearía que su huésped sea un defectuoso ser; porque así como detestamos nuestros transportes destartalados, ellos (imagino) harán los mismo: intercalaran características para mejorarnos, o sea mejorar el transporte; así de sencillo.

El homo sapiens que observo en la calle y en los medios masivos de comunicación, escandalosos y vociferantes en promedio, deja mucho que desear, por lo que la tarea de los genes, en consecuencia, parece reprochable, y no veo que eso pueda cambiar.

Salvo que le echemos mano y modifiquemos la realidad.

Lo cambios en el ADN que se han dado naturalmente, o por evolución, lo han hecho en millones de años, muy lentamente y los saltos o aceleraciones en el proceso no son bien conocidos, y los poco conocidos como la etapa de la  aparición de la fotosíntesis y el ciclo de Krebs,  son  materia de opinión.

Hay quienes vaticinan un gran salto genético dentro de unos 25 años, y no se de donde sacan esa conclusión que me parece realmente muy arriesgada. Lo veo poco probable, no imposible, por supuesto.

Si las hierbas logran, algunos pocos años en adaptarse y resistir a los glifosatos, o  un virus puede tardar poco tiempo en adaptarse para saltar las barreras creadas por las vacunas, o una bacteria ser resistente a un antibiótico; ¿como es posible que nuestros genes no se adapten rápidamente para resistir a los innumerables agentes  agresores y debamos defendernos artificialmente.

Siempre me ha parecido muy extraño que pequeñísimas y sencillas estructuras gobiernen nuestra naturaleza y toda nuestras posibilidades humanas estén encerradas en un programa genético que evoluciona vaya a saber Dios de que manera.

La gran pregunta que siempre me hago es: Si ellas mandan sobre nosotros, ¿quien manda sobre ellas?, ¿que o quienes tiene la potestad de las modificaciones necesarias y las ha tenido para que evolucionemos desde el Australopiteco (por ejemplo)  hasta hoy?

Cuando veo a determinados personajes actuar de manera irresponsable, o brutal, es cuando me invade una inevitable decepción, y la pregunta siguiente esta referida a si su diseño lo hace inevitablemente así o tiene la libertad para elegir.  Y si esta diseñado para ser así, ¿porque la naturaleza haría tales cosas, porque necesita de la maldad?

Ya nos estamos desguazando para saber que somos, de que estamos hechos y tomar el control de ( nosotros mismos, y no muy lejos estamos de lograrlo; me parece bien y natural que tengamos el comando de nuestra vida y nuestro futuro, aunque me genera cierta duda de quienes serán los genios que decidirán que o como seremos. Por el momento y más allá de algún logro, como el descubrimiento de locus de enfermedades hereditarias,  solo es chapucería y atrevimiento.

Pienso que los humanos crearemos antes, mejores máquinas que mejores genes que nos hagan a su vez mejores personas, y esas máquinas, que no descarto que serán lo suficientemente inteligentes para seguir evolucionando por si mismas  autoperfeccionándose, serán las que nos remplacen en un futuro no demasiado lejano no demasiado ficticio.